Crítica: Moneyball de Bennett Miller


Fecha de estreno: 3 de febrero de 2012.

El cine deportivo siempre se ha caracterizado por tener un esquema bastante preestablecido. Equipo de mala muerte de un deporte en particular consigue hacer una temporada impresionante a base de tesón y honradez. Aunque algo así esté pasando en nuestro fútbol en estos momentos, este tipo de historias en el cine no dejan de ser tópicas. En ese sentido, esta plantilla para escribir guiones la han aprovechado Steven Zaillian y Aaron Sorkin para escribir el guión de ‘Moneyball’.

Billy Beane es el director general de un equipo de béisbol de Oakland, que logra mantenerse en los primeros puestos de su categoría e incluso llegar a la final durante varios años consecutivos, y todo ello a pesar de contar con uno de los presupuestos más bajos de todas las grandes ligas.

Con una sinopsis así y teniendo en cuenta el esquema de cine deportivo del que hablo, ‘Moneyball’ parece a priori un producto de lo más prescindible. Nada más lejos de la realidad, ya que Zaillian y Sorkin son poco menos que cronistas de la historia reciente americana y aprovechan ese don para dotar a este producto de una calidad impropia en films similares, ya que se olvidan de clichés y tópicos propios de los que encontraríamos en un guión escrito con la plantilla de la que hablaba.

Alguien decía que ‘Moneyball’ es una película de béisbol como ‘La Red Social’ es una película sobre Facebook: en el sentido en que no lo son. Efectivamente, esto es así, siendo esta su mayor virtud, y no está hecha al azar esta comparación, ya que Sorkin firmó el guión de la magnífica cinta de Fincher y se nota su escritura en el guión de la película que nos ocupa. Sin embargo, Miller no es Fincher y, por lo tanto, ‘Moneyball’ no es ni la sombra de lo que es ‘La Red Social’ técnicamente hablando. No estoy diciendo con esto que Bennett Miller sea un mal director, pero, sencillamente, no es tan bueno como David Fincher, y eso se nota en el resultado final de la cinta.

Encontramos en ‘Moneyball’ unas actuaciones impecables por parte de Brad Pitt, Jonah Hill y un testimonial Philip Seymour Hoffman. También encontramos cierto paralelismo con la citada película de Fincher en su banda sonora, que, pese a no estar firmada por Atticus Ross ni Trent Reznor, en ocasiones nos parece que estemos escuchando las mismas melodías que escuchábamos en la película sobre Facebook. Una dirección fotográfica más que aceptable a cargo de Wally Pfister nos termina de dar un film que, lejos de ser una maravilla, si que es bastante aceptable e interesante.

Frase memorable: Es un problema pensar que tenemos que explicarnos.

LO MEJOR: Las interpretaciones de Brad Pitt y Jonah Hill junto a un muy sólido pero desaprovechado Philip Seymour Hoffman.

LO PEOR: No está dirigida por David Fincher.

NOTA: 7,0/10

Anuncios

Publicado el enero 27, 2012 en BIOPIC, DEPORTIVO, DRAMA, Estrenos Febrero 2012 y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Mu rico y ademas sale Brad pitt. Habrá que echarla un ojo.

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: